Historias con perro: Ciccio

Ciccio perro
Fuente: Cadoinpiedi
Cada día que pasa, los humanos vamos dejando de lado cosas tan importantes como la lealtad, el amor desinteresado y otros muchos comportamientos que compartimos con los animales. Unos animales, que nos recuerdan siempre que pueden, estos valores tan necesarios para tener una mejor convivencia con todos los que nos rodean.
Hoy en Mi perro, nos hacemos eco de una historia, que hemos conocido recientemente y cuyo ejemplo deberíamos seguir más a menudo. Le dedicamos nuestro tiempo a: Ciccio

¿Quién es Ciccio?

Para conocer la historia de Ciccio, tenemos que poner rumbo hasta la Península Italiana y viajar hasta un pequeño pueblecito de la provincia de Brindisi, llamado San Donaci. Si nos acercamos hasta la iglesia de  María Asunta, es probable que le encontremos escuchando pacientemente la misa. Pero ¿qué hace allí? la respuesta es muy sencilla: esperar el regreso de  su dueña, fallecida hace un par de meses.
Ciccio, un precioso cruce de Pastor Alemán, fue recogido por María Lochi (así se llamaba su dueña) de la calle. Durante los años que permanecieron juntos, no se separaban ni un minuto, acompañándola el perroa todos los lugares que visitaba en su vida diaria, en los que se incluía la misa en la iglesia que hemos citado anteriormente.
Cuando su dueña falleció, el pobre Ciccio, siguió como solía hacer siempre, al féretro de su benefactora desde la iglesia al cementerio, en el que reposan sus restos. Desde ese día, realiza ese mismo trayecto, en el que se incluye su obligada aparición a la hora de la misa. Durante la celebración, se coloca  de espaldas al altar y allí permanece mientras se oficia el culto.