Trastornos alimenticios más comunes del cachorro II

Trastornos alimenticios más comunes del cachorro II

cachorro teckel tristón
Como sabemos lo poco que apetece en esta época del año leer textos largos (que suelen dar a nuestro cerebro la impresión de ser interminables) decidimos dividir nuestro artículo sobre los trastornos alimenticios que pueden afectar a los cachorros, en dos partes. De la primera, nos ocupamos el viernes pasado y de la segunda, tal y como estáis pensando, nos encargamos hoy.
¿Qué otros males pueden llegar a afectar a mi cachorro?
Vómitos frecuentes

Si tu pequeño compañero comienza vomitar todo aquello que introduce en su cuerpo, hay algo que no funciona correctamente en su organismo. ¿Qué podemos hacer para ayudarle? Si los vómitos no van acompañados de nada más, la solución pasa por no darle nada de comer ni de beber en 24h. Teóricamente, los vómitos deberían desaparecer por completo y tu cachorro podrá volver a empezar a comer poco a poco.
¿Qué pasa si sigue vomitado? Que tendrán que llevarle a veterinario, para que encuentre el causante de su estado.

-No mastica la comida, la succiona

A la mayoría de los perros, la presencia de otros congéneres a la hora de comer, les hace tragarse la comida como si no hubiera mañana, sin masticarla apenas. Atajarlo, es tan sencillo como darle de comer a tu cachorro, en un lugar tranquilo y apartado del resto de los animales de la casa. ¿No tienes animales? Cómprale un Go Slow y olvídate del problema.

-Come, pero cada vez está más delgado

 Es bastante probable que Ricky tenga en su organismo, algunos molestos inquilinos como las lombrices o algún otro tipo de parásito interno. ¿Cómo se han podido introducir en su organismo? Por contacto directo con otro animal infectado o por el descuido de las vacunas y desparasitación.
La solución, pasa por visitar al veterinario con una muestra de sus heces y comenzar a atajar la infestación lo antes posible.

-Se come sus propias heces o la de los demás

Esta cochina costumbre, nos indica que cachorro, está buscando a través de esta ingesta, algunas de las cosas que no encuentra en su alimentación habitual. Alejarles de esa peligrosa costumbre, es tan fácil, como analizar su dieta habitual y ver si su composición, es todo lo equilibrada que nuestro perro necesita.
Ojo, a veces no se soluciona con cambiarle de pienso por otro más equilibrado, ya que esta ingesta, también puede estar escondiendo un funcionamiento incorrecto del páncreas.

Cerrar menú