Torsión de estómago, el peor enemigo de tu perro

torsión estomacal By Joel Mills

Recuperamos el ritmo normal de publicación de Mi perro, para hablar de una de las enfermedades más peligrosas a las que puede enfrentarse todo amo canino: la Torsión de estómago.

¿Qué es la torsión de estómago?

Es un tipo de enfermedad o patología, en la que el estómago y el píloro se dilatan de forma totalmente anormal. Esta dilatación, hace que el cuerpo del estómago cambie su posición  inicial, arrastrando con su movimiento al bazo y provocando un giro (torsión) de parte del aparato digestivo.
Este cambio de posición, también lleva asociadas varias complicaciones más, que sumadas a la anterior, pueden poner en serio peligro la vida de nuestro perro. ¿Cuáles son estas complicaciones? Al aumentar su volumen, el estómago tiende a encajarse en la zona del diafragma, reduciendo de forma bastante acusada su  capacidad pulmonar.
Otra de las terribles consecuencias de esta patología es la disminución, producida por la torsión, del riego sanguíneo a los órganos que se encuentran cercanos al estómago, impidiendo que puedan funcionar con normalidad y que puedan llevar a nuestro mejor amigo a un estado de shock, del que pueda que no consiga salir.

¿Por qué se produce?

A pesar de ser una enfermedad que se conoce desde hace más de un siglo, los expertos en medicina canina, no han conseguido dar con la causa exacta de esta cruel enfermedad.Todo parece apuntar que esta dilatación se origina por una excesiva acumulación de gas en el estómago, que el perro es incapaz de expulsar al exterior.

¿Cuáles son sus síntomas?

– Nerviosismo
– Producción de saliva en grandes cantidades
– Intentos de vomitar, sin que consiga expulsar nada más que espuma
– Dificultades para respirar
– Distensión abdominal

¿Cuál es su tratamiento?

Si notáis que vuestro perromuestra alguno de los síntomas que hemos indicado en el apartado anterior, salid disparados a vuestro veterinario. Cada minuto que pasa, es una posibilidad menos de que consiga superarlo con éxito.
La única solución posible para este caso, es una operación de urgencia, en la que recolocarán todos los órganos en su posición habitual e intentarán, en la medida de lo posible, prevenir una nueva réplica de la enfermedad.

 ¿Está mi perro en peligro? ¿Cómo podemos evitarlo?

Todos los perros, sean del tamaño y la raza que sean, puede llegar a padecer esta horrible patología. Es cierto, que los ejemplares de talla mediana y grande, están más expuestos a padecer este trastorno, pero no quiere decir que vayan a desarrollarlo obligatoriamente.
Nunca estamos a salvo de ninguna enfermedad, ya que se producen en el momento menos esperado, pero por lo menos podemos intentar que se den las condiciones adecuadas que le lleven a enfermar.
En este caso, todo lo que podemos hacer, gira en torno al momento de la comida, repartiendo su ingesta en varias tomas y procurando que sea lo más tranquila y relajada posible, para evitar que introduzca demasiado aire en su organismo.

4 comentarios en “Torsión de estómago, el peor enemigo de tu perro”

  1. Aunque no tengo perros te agradezco la información, y te doy la razón en lo que dices. que debemos salir pitando nada más que veamos algo raro en nuestras mascotas. El pasado 15 de diciembre mi gatita Alba estuvo a punto de morir. Respiraba muy mal, le faltaba el oxígeno, tenía espuma en la boca.A las 3 de la madrugada, llamé al veterinario, se la llevé y gracias a la rapidez ahora está perfecta. Se le habían encharcado los pulmones.

Los comentarios están cerrados.