Porque hacerse casa de acogida

Existen infinidad de maneras para ayudar a las protectoras a que sus perros tengan la segunda oportunidad que tanto se merecen. Lo ideal es que les ayudemos adoptando a uno de los habitantes de la protectora, pero lamentablemente es algo que no todo el mundo puede hacer porque ya tiene un perro y su familia no le deja introducir uno nuevo en casa (por lo menos uno que vaya a tener una vida larga y feliz).

¿Qué se puede hacer en estos casos? Apadrinar a un perro, realizar donaciones, difundir adopciones, hacerte voluntario o convertir tu hogar en una casa de acogida para perros.

Perro con sudadera

¿Para qué sirve una casa de acogida?

Ya sé que he dicho que una de las causas por las que no se adoptan perros es por la oposición de la familia, pero es que en una casa de acogida el animal no se queda para siempre (a menos que tú quieras).

Las casas de acogida, como su nombre indica, son hogares que colaboran con las diferentes asociaciones o protectoras de la zona en la que viven, para darles un techo temporal a perros que hayan sido recientemente operados, perras que estén a punto de dar a luz a sus cachorros, senior con cuidados especiales o cachorrillos a los que hay que enseñarles a descubrir el mundo de forma adecuada.

Sirven para ayudar a esos perros a recuperarse en un entorno más familiar, tranquilo, en que puede convivir con otros animales, donde la mano que le da de comer es la misma que le da cariño y le muestra que no todas las personas son como ese que se hacía llamar su dueño.

 ¿Cuánto tiempo puede permanecer el animal en nuestra casa?  

No hay ninguna norma que especifique cuanto tiempo te puedes quedar con tu nuevo amigo. Su estancia en tu hogar dependerá del tipo de recuperación que necesite y de la suerte que tenga para ser adoptado por una buena familia. Puede ser cuestión de días, semanas e incluso meses.

¿Qué se necesita para ser casa de acogida?

Tener la seguridad de que vas a poder ofrecer al perro los cuidados necesarios, todo el tiempo que esté en tu hogar, mucha paciencia y por supuesto, mucho tiempo libre para realizar las revisiones veterinarias que sean necesarias.