Razas de perros: Montaña de los Pirineos

Hace bastantes meses, cuando hablamos del Mastín del Pirineo, hicimos una pequeña aclaración para que no lo confundierais con otra raza muy similar que tiene su origen en Francia. Una raza tan imponente como la nuestra, que responde al nombre de Perro de Montaña de los Pirineos o como más comúnmente se le conoce Montaña del Pirineo.

Montaña del Pirineo

¿Cuáles son sus orígenes?

Se cree por los indicios que existen, el Montaña del Pirineo procedería de los perros que acompañaban a los inmigrantes que se instalaron en las laderas de los Pirineos procedentes de Asia en el primer milenio antes de Cristo.

La raza tal y como la conocemos actualmente, parece ser que ya moraba en la parte francesa de la cordillera pirenaica en el siglo XIV.

Características físicas

Seguramente, además de su enorme tamaño, lo que más llame la atención del Perro de Montaña de los Pirineos sea su abundante pelaje.

Pelaje al que se debe dedicar diariamente un buen cepillado, que puede ser tan blanco como el del ejemplar que encabeza este artículo, blanco con manchas grises, amarillo pálido, lobuno o con parches anaranjados sobre la cabeza, orejas e inicio de la cola.

¿Qué tamaño puede alcanzar un Montaña del Pirineo?

Según el estándar de la raza, los machos pueden llegar a crecer una media de entre 70 a 80 cm y las hembras de 65 a 72 cm.

Carácter

Son perros a los que es muy necesario socializar desde una edad muy temprana, para evitar que se comporte de forma agresiva con otros congéneres. Valiente y con una increíble sangre fría, se muestra desconfiado con los extraños, siendo amoroso únicamente con su dueño y el resto de su familia.

Perro de Montaña de los Pirineos

¿Para quién está recomendado?

Para gente que tenga un espacio lo suficientemente grande para su enorme anatomía, como una casa de campo, un chalet con un gran jardín y similares, en los que pueda tener contacto directo con su dueño.