¿Le pongo a mi perro bozal?

Pastor Alemán con bozal by Joshua Sherurcij
Hoy, en Mi perro, vamos a tratar un tema, que causa bastante controversia en el mundo canino, como es el uso del bozal.

Hay muchas voces en contra de este instrumento, que consideran su uso, como la demostración de la dejadez o inutilidad del amo, para educar correctamente al perro. Para nosotros, el bozal, es un elemento necesario a la hora de pasear, ya que vivimos en un entorno en el que abundan los huesos de animales y muchas otras amenazas, que pueden causarles daño a nuestros perros.
Una amenaza  que se hizo real, hace algunas semanas con Yacky y que hizo que tuviéramos que llevarle al veterinario con el estómago bastante inflamado. Aunque ya está recuperado del todo y como le encanta corretear por el monte, decidimos comprarle un bozal y ponérselo durante el paseo, para evitar que vuelva a comerse algún hueso, que le lleve de regreso al veterinario.
Como ha quedado patente, estamos a favor del uso del bozal, siempre que sea algo estrictamente necesario.
¿Cuándo es necesario ponerle a mi perro un bozal?

Antes de ponerle un bozal, debemos evaluar, si es algo estrictamente necesario, ya que en muchas ocasiones, podemos reconducir sus malos hábitos o conductas, con algunas pequeñas pautas de adiestramiento.
¿Cuándo usarlo? Hay dos situaciones, en las que no queda más remedio que ponérselo, una es la que os relatado anteriormente, controlar a nuestro perro, para que no pueda ingerir nada indeseado. Y la otra es para evitar que la agresividad o nerviosismo del perro, pueda inferir algún daño a otros perros o a ese señor/a tan simpático, al que le llevamos para que le pinche, revise y le haga todo lo que sea necesario para garantizar su salud.
Obviamente, este instrumento, no les hace demasiada gracia, ya que para ellos, es perder un poco de libertad (aunque pueden olisquear lo que quieran) e intentarán quitárselo desde el mismo momento en que se lo pongamos por primera vez, pero es algo necesario para salvaguardar su salud.
Desde aquí, aconsejamos, que se lo introduzcáis poco a poco, para que les resulte algo menos traumático y que intentéis convertirlo en una experiencia agradable, dándole algo que les guste antes o después de ponérselo.

1 comentario en «¿Le pongo a mi perro bozal?»

Los comentarios están cerrados.