La vacuna contra la leishmania

Hoy dedicamos este artículo a la “vacuna” contra la leishmania. No es el primer artículo que escribimos en el blog sobre  la enfermedad, de manera que hoy nos vamos a centrar en la “vacuna” contra esta maldita enfermedad.
Los laboratorios Virbac, que muchos conoceréis por ser los principales fabricantes de vacunas para perros, entre otros productos para nuestros amigos, ha sacado al mercado la “vacuna” para la leishmania denominada CaniLeish.
Veréis que he puesto la palabra vacuna entre comillas porque en realidad no es una vacuna, aunque desde el laboratorio que la ha creado se venda como tal. Lo que hace esta “vacuna” es disminuir las probabilidades de que nuestro perro se infecte, algo parecido a lo que hacen los collares Scalibur o algunas marcas de pipetas.
Además, para que nuestro perro pueda ser inoculado tiene que estar sano, por lo que hay que hacer una análisis previo, y la “vacuna” ya no se puede poner a aquellos perros que tienen leishmania y no han desarrollado los síntomas.
Después de leer varios artículos en Internet, dedicados a esta vacuna, parece que ni siquiera los veterinarios tienen claro su uso, ya que a su ineficacia se une un precio muy alto, que entre el análisis previo, y las dosis necesarias pueden suponer algo más de 200€.
¿Se la pondría a mi perro? La verdad es que no lo sé, y antes tendría que hablar con un veterinario de confianza.

2 comentarios en “La vacuna contra la leishmania”

  1. Una amiga y yo le preguntamos al veterinario y nos comentó como actuaría si el bicho pica al perro y éste tiene puesta la vacuna. No actúa como el scalibor, si pica hay una respuesta de defensa ante la picadura del bicho. A un perro infectado ya de leishmania no se le pone la vacuna porque reforzaría al virus en vez de a las defensas por eso no se le pone a un perro infectado.

  2. Gracias por el comentario Basilea.
    Ninguna vacuna se puede poner cuando un perro está enfermo, ya que las vacunas son los agentes patógenos atenuados que crean las enfermedades.

    En este caso el problema viene porque no se le puede poner a un perro que ha dado positivo en leishmania, pero que no tienen ningún síntoma.

Los comentarios están cerrados.