Historias con perro: Jake, el perro bombero

Historias con perro: Jake, el perro bombero

Bienvenidos un lunes más a nuestro cada vez más grande (gracias a todos vosotros) rincón dedicado a conocer muchísimo mejor al colega peludo con el que compartes tu vida.

Arrancamos esta tercera semana del mes de marzo, con una fantástica historia, que demuestra una vez más que todavía quedan buenas personas en este complicado mundo. ¿De qué historia hablamos? De la de Jake, el perro bombero de Hanahan.

Jake

Jake, el perro bombero

Cuando Jake era un inocente cachorrillo de 4 meses, la casa en la que se encontraba viviendo con sus dueños en la localidad de Hanahan (Carolina del Sur) se incendió violentamente. Tras conseguir controlar las llamas, los vecinos alertaron a los bomberos, que en el interior de aquel infierno se encontraba atrapado el cachorro de la familia. Afortunadamente para él, entre los bomberos que acudieron a sofocar las llamas se encontraba William Lindler, el cual entró en la casa para rescatarle antes de que fuera demasiado tarde.

A pesar de la rapidez con la que se produjo su rescate, el pequeño cuerpo de Jake sufrió numerosas heridas y severas quemaduras en el 75% de su pequeña anatomía. Unos daños, que sus dueños no podían asumir económicamente, los cuales provocaron que el cachorro fuera dejado en un refugio canino.

Unos días después, William llamó al veterinario para informarse de su estado y al enterarse de que su familia lo había abandonado, decidió quedárselo él. Repuesto de sus heridas, Jake no solo es un perro feliz, sino que además ha conseguido que el Parque de Bomberos de Hanahan sea un bombero más.

Una condición, que se une a la de “mascota oficial”, que le obliga a ayudar a que los niños de los colegios a los que acude junto a su dueño, aprendan consejos sobre qué deben hacer en caso de incendio.

Cerrar menú