Falsos mitos de la educación del cachorro

Falsos mitos de la educación del cachorro

Tener un perro, nos convierte en multitud de ocasiones, en un blanco fácil para todos aquellos listillos, que creen saber mejor que nosotros, como se debe actuar ante tal o cual situación. ¿Tienen algún tipo de predilección? Sí, los amos de los cachorros, a los que intentan guiarles con su gran sabiduría. No hay tema que se les resista, ni en el que no quieran imponernos su visión.

Uno de sus favoritos, es justamente, el que vamos a tratar hoy: la educación

No es verdad que….

-Haya que esperar a los 6 meses para empezar  a educarles

Y es que, a pesar de lo que muchas personas piensan, la educación del cachorro, debe dar comienzo casi en el mismo instante que ponen sus patitas en casa. OJO, no estamos hablando de cosas complejas como sentarse y ese tipo de trucos, si no a educarle de forma primaria, para que sea capaz de comprender donde debe dormir, comer, descansar…etc.
Es mejor comenzar a enseñarle cuál es su sitio de forma temprana a esperar que se convierta en un pequeño tirano.
-Un periodicazo sea el mejor correctivo

Sencillamente, porque con la violencia lo único que vamos a conseguir recibir de nuestro pequeñajo, es agresividad o recelo. Sé que parece una buena solución para enseñarle que es lo que no debe hacer, pero es mucho mejor reprenderle tal y como lo haría su madre: engancharle por detrás de pescuezo y zarandearle un poco.
Con eso y un NO a tiempo, conseguiremos mucho más que con el periódico.
-La primera noche, deben dormir con nosotros

Da pena escucharles lloriquear porque echan de menos a su madre y sus hermanos, pero si les metes en tu cama el primer día, estás invitándole a que lo haga siempre. Si quieres ayudarle a pasar mejor la noche, arrópale con algo que pueda llevar tu olor y coloca en un lugar que no pueda hacerle daño, alguno de los relojes que tengas por casa, para que se duerma con un sonido similar al de su madre.
Cerrar menú