¿Estás cuidando la salud hepática de tu perro?

¿Estás cuidando la salud hepática de tu perro?

A lo largo de la vida de nuestro perro nos tenemos que enfrentar a todo tipo de problemas de salud, al igual que pasa con los humanos.

Entre estos problemas están los hepáticos, los problemas del hígado que si no se tratan a tiempo pueden comprometer la vida de nuestro mejor amigo. De esta forma, vamos a ver cuáles pueden ser las principales causas de la enfermedad hepática y qué podemos hacer para que nuestro perro tenga una vida larga y de calidad.

perro enfermo higado

 

¿Por qué falla el hígado en los perros?

El hígado de los perros puede fallar por una gran cantidad de causas, así que vamos a ver algunas:

  1. Intoxicaciones: No es raro que un perro se intoxique, ya que se lo suelen comer todo. Tenemos los casos de envenenamiento que se suelen dar en el campo, por insecticidas o incluso porque algún desalmado haya dejado un cebo y también envenenamientos por usar medicamentos para humanos como el paracetamol o el ibuprofeno.
  2. La diabetes: mucha gente no lo sabe, pero los perros también pueden padecer diabetes. En estos casos, como pasa con los humanos, son muchos los órganos que se ven afectados, entre ellos el hígado.
  3. Tumores: en el hígado de los perros también aparecen tumores, los cuales provocan fallos hepáticos como es evidente.
  4. Enfermedades: los perros pueden padecer enfermedades como la leptospirosis o la filariosis, las cuales afectan al hígado.
  5. Venas anormales: a veces las venas del hígado presentan problemas, que pueden ser de nacimiento o surgir cuando hay algún problema previo en el hígado. Esto hace que la sangre no riegue bien el hígado y que comience a funcionar mal.

¿Qué podemos hacer para ayudar a un perro con problemas hepáticos?

Los problemas hepáticos no son fáciles de detectar, ya que no hay unos síntomas específicos sino una mezcla de ellos, aunque de todas maneras el estado general de nuestro mejor amigo hará que acudamos a nuestro veterinario.

Será siempre el veterinario el que detecte estos problemas, en muchas ocasiones se ven con un simple análisis de sangre, y que pautará el tratamiento que incluye desde una dieta específica a dar un  protector hepáticos para perros.

Hay que dar una dieta específica

La primera parte del tratamiento consiste en administrar una dieta específica para que el hígado trabaje lo menos posible, reduciendo la grasa todo lo que podamos.

diesta especifica perros

Por suerte, en el mercado ya hay piensos específicos para problemas hepáticos de manera que no vamos a tener problemas para alimentar a nuestra mascota. También encontraremos comida húmeda, que en algunos casos es la mejor para estos casos, puesto que los problemas de hígado suelen hacer que el perro no tenga ganas de comer.

También le podemos dar dieta casera, mucho más apetecible, usando carnes muy bajas en grasas como el pollo y el pavo, aunque en este caso la dieta la tiene que seguir muy de cerca el veterinario, que será el que nos formule la receta de acuerdo con las necesidades de nuestro perro.

Usaremos protectores hepáticos

Una vez que tenemos una dieta recetada por nuestro veterinario, el siguiente paso es usar protectores hepáticos para ayudar al hígado a regenerarse y a funcionar mejor.

Estos suplementos siempre se darán siguiendo los consejos del veterinario. Nunca se los debemos dar a un perro sin consultárselo a un profesional, puesto que podemos perjudicar su salud en lugar de ayudarle.

protector hepatico perros

Como pasa con los piensos, hay varias marcas que fabrican los protectores y también hay clínicas como Barakaldo Veterinaria que tienen su propia marca de protectores hepáticos, una marca propia que suele ser más económica que otras marcas de laboratorio.

Estos protectores llevan los mismos principios activos a un precio un poco menor, algo que agradecerá nuestro bolsillo, pues si habéis tenido perros enfermos sabréis que los medicamentos para perros no son económicos.

Para que os hagáis una idea, el protector hepático que fabrica la clínica Barakaldo Veterinaria es algo similar a lo que pasa cuando vamos a la farmacia y compramos un genérico, un medicamento con el mismo principio activo que el de marca a un precio sensiblemente inferior y que tiene el mismo efecto terapéutico.

Cerrar menú