Epilepsia canina

Epilepsia canina

perro cansado
Otra de las enfermedades que están presentes, tanto en el ser humano, como en los perros, es la epilepsia. ¿De verdad pueden padecerla? Perfectamente, de hecho, uno de nuestros chihuahuas (fallecido hace muchos años, por causas naturales) sufrió 3 o 4 episodios epilépticos, a lo largo de su vida.
Esta patología, cuyo diagnóstico suele ser un tanto complicado (ya que su sintomatología coincide con un gran abanico de enfermedades), no suele presentar ningún tipo de peligro para la vida del animal, ya que los ataques (salvo en casos más graves) suelen presentarse de forma bastante episódica.

¿Qué puedo hacer ante un ataque epiléptico?

Como decimos siempre, ante cualquier tipo de situación en la que la salud de nuestro perro se vea en peligro, lo mejor que podemos hacer por él, es mantener la calma y no actuar de forma precipitada.
Si ves a Bobby, perder el conocimiento y comenzar a convulsionar, no te asustes y lo más rápido que puedas, evita que pueda caerse del lugar en el que se encuentra. Si está en el suelo, puede ponerle, sobre su cama o algunos cojines, para que no se haga daño.
-No intentes sacarle la lengua como a una persona, ya que no existe el riesgo de que pueda tragársela. Lo único que puedes conseguir con este gesto, es que se termine mordiendo la lengua.
-Una vez que el ataque haya finalizado, del que se levantara un poco desorientado, no le agobies. Tan solo, déjale tranquilo un rato y se recuperará sin ningún tipo de problemas.

¿Se puede saber cuándo va a tener un ataque?

De forma exacta, con el día y la hora, la verdad es que no, pero sí que existen algunos signos, como un nerviosismo o inquietud fuera de lo habitual, que pueden hacernos sospechar su próxima aparición.

¿Necesita algún tipo de medicación?

La medicación, tan solo es necesaria para aquellos casos, en los que los ataques epilépticos, se dan con frecuencia. Para estos casos, que deben ser de gravedad extrema, suelen utilizarse barbitúricos.
Cerrar menú