El peligro de los huesos para mi perro

Hace un tiempo que os hablamos de los alimentos peligrosos para vuestros perros. En este artículo os vamos a hablar específicamente de un alimento que entraña riesgos para vuestros perros: los huesos.
Al leer esto muchos estaréis pensando que los huesos han sido una fuente de alimentación tradicional para los perros , y que este alimento no entraña ningún riesgo, además de ser una magnífica fuente de calcio. 
Que los huesos hayan sido una fuente de alimento ancestral para los perros no es un argumento válido a su favor. Basta pensar en la alimentación que los humanos tenían no hace mucho tiempo (en tiempo de vuestros abuelos) y en la que tenemos ahora. El cambio en cuanto a higiene y control de enfermedades ha sido enorme.
Con los perros ocurre lo mismo, y es que los huesos pueden llevar a nuestro perro a la muerte en cuestión de horas. Algunos de vosotros seguiréis siendo escépticos respecto al peligro de los huesos, así que voy a explicaros en qué consiste este peligro.
Los huesos más frágiles, como los de pollo, cordero o cerdo, corren el riesgo de astillarse cuando nuestro perro los mastica. Ahora imaginar lo que una astilla de hueso puede hacer en el sistema digestivo de vuestros perros.
En el mejor de los casos la astilla clavada en el esófago o en el estómago será extraída por nuestro veterinario mediante una operación, y todo quedará en un susto. En el peor de los casos nuestro perro morirá.
También es cierto que el riesgo es remoto. Yo sólo conozco un caso de una perforación del esófago en un chihuahua, que acabó bien, pero yo no corro es riesgo con mis perros, de manera que nunca les doy huesos.
Mi consejo es que jamás deis huesos a vuestros perros, ya que en mi opinión el riesgo no merece la pena. Los piensos ya traen calcio, y si nuestro perro necesita calcio por cualquier circunstancia, se lo podemos dar a través de otros alimentos o a través de un suplemento que nos recomiende nuestro veterinario.

Para comparar la alimentación de nuestros perros con la de los cánidos salvajes te puede interesar el artículo qué comen las hienas.

Esta entrada tiene 2 comentarios

Comentarios cerrados.

Cerrar menú