Como sobrevivir al verano con un perro braquicéfalo

Como sobrevivir al verano con un perro braquicéfalo

Pug

Todos sabemos que el verano con sus altas temperaturas y la menor amplitud térmica (la diferencia entre la mínima y la máxima), es una de las estaciones en las que peor lo pasan nuestros colegas de cuatro patas. ¿Incide el calor de la misma manera en todas las razas? No, ya que al igual que nos pasa a nosotros, hay algunas razas, que por su origen o características físicas, sufren mucho más esta subida del termómetro.
¿A qué razas nos estamos refiriendo? A las de tipo nórdico y los braquicéfalos, conocidos comúnmente como perros chatos. Son estos últimos, a petición de una de nuestras seguidoras de Facebook,  los protagonistas de nuestro artículo de hoy.
¿Cuántas razas se consideran braquicéfalas?

Antes de hacer una pequeña lista con todas las razas que componen este grupo, vamos a aclarar que se conoce por braquicefalia de forma sencilla y cuales los efectos que tiene en su salud, esta singular característica.
La braquicefalia, consiste en un ensanchamiento anormal del cráneo del animal, que produce un acortamiento de los huesos faciales, dando lugar a lo que todo el mundo conoce como perro chato. Un acortamiento, muy visible en la parte de la trufa, que suele convertirse en una gran fuente de problemas respiratorios para cualquier ejemplar.
Aunque no todos los perros suelen desarrollar las mismas patologías, sí que poseen un mayor riesgo a sufrir problemas respiratorios, como la falta de oxígeno o el síndrome braquiocefálico (del que hablaremos la semana próxima)
Hecho este pequeño resumen, pasamos a ver las razas braquicéfalas:
-Boston Terrier
-Shih Tzu
-Pekinés
Lhasa Apso
King Charles Spaniel
-Shar Pei

¿Tienes alguna de estas razas o quieres una? 
Seguro que ya sabes cómo ayudarle para que tenga un verano feliz y tranquilo, pero como nunca está de más recordarlo, aquí van unos pequeños consejos.
frenchi
-Procura mantenerle en un peso ideal, para que no tenga que hacer sobresfuerzos a la hora de respirar.

-Acondiciónale un lugar lo más fresquito posible, en el que siempre disponga de agua fresca y el aire esté lo más limpio posible.
-No le saques a las horas en las que el sol pega más fuerte, ni salgas nunca de casa sin un bebedero portátil para refrescarle. Recuerda que su menor capacidad para refrigerarse, aumenta las probabilidades de sufrir un golpe de calor.
-Y por supuesto, nada de hacer ejercicios extenuantes.

Esta entrada tiene un comentario

Comentarios cerrados.

Cerrar menú