Collares antiladridos para perros

Collares antiladridos para perros

Los ladridos son el primer problema para todos aquellos que tenemos perros, sobre todo si vivimos en pisos que es lo normal ahora mismo.

El perro no para de ladrar y entonces es cuando vienen las quejas de los vecinos y las denuncias después, si no ponemos coto al problema.

¿Por qué ladran los perros?

El ladrido del perro casi siempre es culpa del dueño. Hay múltiples causas para que un perro ladre sin parar, pero dado la vida que llevamos, casi siempre el perro ladra por ansiedad, en lo que se conoce ansiedad por separación.

collar para que el perro no ladre

El animal se siente solo, lo que le produce ansiedad y no para de ladrar, molestando a todos los vecinos que tiene a su alcance.

El collar antiladridos como solución

El collar antiladridos es solo alguna de las soluciones que podemos poner a la ansiedad por separación. No es la solución idónea, pero lo cierto es que sí puede ser la más rápida, dándonos un tiempo precioso para poder llevar al perro a un especialista, evitando problemas con los vecinos y con el propietario del piso si vivimos de alquiler.

¿Cómo funciona un collar antiladridos?

Este tipo de collares usa lo que llamamos un estímulo negativo. Cuando el perro ladra el collar suena, vibra o lanza una pequeña descarga inofensiva, pero muy molesta.

collar contra ladrido

Se trata de que el perro asocie el ladrido a esa molestia, algo que hace muy pronto y por lo tanto deja de ladrar de inmediato.

 

Dependiendo de tipo de collar, puede tener solo un estímulo o usar varios combinados, especialmente el sonido y la vibración.

También hay otros collares que llevan citronela, un compuesto muy molesto para los perros que el collar libera cada vez que el perro ladra.

¿Hay algún collar mejor que otro?

En el mercado podéis encontrar collares de varios tipos, pero dado que su precio ha bajado bastante, mi recomendación es que primero compréis uno con sonido y vibración, dejando los de descargas para los casos más graves.

Estos collares son más “suaves”, sobre todo para perros de pequeño tamaño, que son los que más suelen ladrar.

De todas maneras, lo mejor es que consultéis con el veterinario, que os podrá recomendar uno u otro en base a su experiencia.

Cómo se usa el collar contra los ladridos

El funcionamiento de estos collares es sencillo. Se colocan las baterías, se pone en el cuello del perro y se activa según nos digan las instrucciones.

Suelen tener varias intensidades de funcionamiento, siendo muy importante que empieces con la menor intensidad posible, para ir subiendo poco a poco si hace falta. Esto es especialmente importante en los collares que usan la electricidad como estímulo negativo.

Empieza a usarlo siempre contigo presente

Para finalizar, deciros que no uséis nunca el collar por primera vez sin estar vosotros presentes. Es muy importante que estéis delante para ver qué efecto tiene en el perro y cómo reacciona el animal a los estímulos negativos, por si hay algún problema, como por ejemplo que el collar se active con los ladridos del perro del vecino.

Aunque los collares son inocuos para la salud del perro, no sabemos cómo puede reaccionar las primeras veces, en especial con los collares que vibran o dan pequeñas descargas.

Cerrar menú