Aprende a limpiarle los ojos a tu perro

Aprende a limpiarle los ojos a tu perro

Un día más en Mi perro, dedicamos nuestro tiempo a ayudaros a conocer algunos trucos, para mantener a vuestro perro, en un estado de salud óptimo. En esta ocasión y con la ayuda de nuestro Yacky (que nos va a servir una vez más como ejemplo), os vamos a enseñar a limpiar de forma correcta, uno de los bienes más preciados de todo animal: los ojos.
Tal y como hemos hecho en otras ocasiones, contaremos primero el problema de Yacky.
¿Qué le pasa a Yacky en los ojos? El problema de Yacky, está en las pestañas, más bien en la ausencia de ellas. No es que no tenga pestañas, pero es que son tan pequeñas, que no le protegen debidamente sus ojos. Esto, al igual que pasa con razas como los Carlinos, Chihuahuas y otros muchos perros de ojos saltones, hace que cualquier pequeña mota de polvo, pueda causarle una pequeña irritación (más que nada, porque si no nos damos cuenta, comienza a rascarse el ojo con la pata).
Solución: estar pendientes cada día de sus ojos y realizar una limpieza periódica de los mismos, para evitar cualquier tipo de problemas.

¿Cómo se limpian los ojos del perro?

Aunque tu perro no tenga el mismo problema que Yacky o sus ojos sean un poco saltones, también es necesario que se los revises y limpies una vez a la semana.

Materiales que vamos a necesitar

Gasas estériles, de las que venden en cualquier farmacia. NUNCA, se debe usar algodón
Suero fisiológico, en mono dosis o en botella de un litro (mucho más económica que las mono dosis)
Si habéis optado por comprar la botella, os hará falta aguja y jeringuilla, para poder sacar el suero sin problemas. La jeringuilla también puede ser útil para la limpieza de los ojos.
-Tijeras, para despejar la zona de los ojos a perros de pelo largo.
Una vez que se hayamos hecho acopio de estos materiales, llega el momento de coger a nuestro perro y dar comienzo a este pequeño ritual. Antes de empezar, os aconsejamos que tanto el lugar en el que vayamos a hacerlo, como el  perro estén tranquilos, ya que si hay algo que le perturba, va a ser un poco más complicada la operación.
Pasemos a limpiarle los ojos

– Empapamos bien una gasa estéril de suero y comenzamos a realizar un suave masaje circular alrededor del ojo cerrado. Con esto, además de limpiar las pequeñas impurezas que existan, les ayudamos a que se acostumbren mucho mejor a este hábito. Para conseguir que esté más tranquilo, lo mejor es contar con un familiar o amigo, que le esté acariciando.
Seguramente, algo de suero se escapará de la gasa y tu perro intentará chuparlo. En caso de que esto suceda, no tienes por qué preocuparte, el suero no puede hacerle daño.
-Terminada la limpieza exterior, es el momento de pasar a la interior. Sabemos que es un proceso complicado, ya que a muchos amos  les da miedo hacerles daño a sus mejores amigos, pero si se hace con cuidado, no hay nada que temer.
Con mucha serenidad sujeta la cabeza de tu perro con una mano y con la otra, intenta despegar suavemente uno de sus párpados con tu dedo pulgar y el índice. Lo más rápido que puedas, deja caer un par de gotas en el ojo y con otra gasa limpia, elimina los restos de líquido y legañas que hayan podido aparecer. Este último paso, se realiza de la misma manera que tú te limpias los ojos por las mañanas, es decir, desde el lagrimal a la parte final del ojo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies