Ansiedad por separación, un trastorno muy serio

Ansiedad por separación, un trastorno muy serio

perro contento
Estrenamos este nuevo mes de julio, con un nuevo artículo en el que vamos a intentar acercaros y ayudar a comprender un poco mejor, a uno de los trastornos o problemas de comportamiento más complicados que existen en el mundo canino y que conocemos como: Ansiedad por separación.

¿En qué consiste la Ansiedad por separación?

La Ansiedad por separación, es un tipo de trastorno, que lleva a nuestro perro a realizar una serie de actos bastante desagradables, como romper todas aquellas cosas que se encuentran a su alcance, cuando se queda sin la compañía de su amo.
Porque, en contra de lo que una gran mayoría de personas piensa, este problema de cuyo origen desconocido, no se produce por el hecho de estar solo en casa, sino por la ausencia de la persona a la que más apegado se siente. Es esta situación,  la que hace que el perro, comience a experimentar una terrible angustia y nerviosismo, que canaliza a través de los síntomas que describiremos a continuación.

¿Cómo se si mi perro sufre este trastorno?

Antes de lanzarnos a dar este tipo de autodiagnóstico, hay que tener en cuenta, que varios de los síntomas típicos de este problema, son comunes a otros tipos de trastornos. Es por eso, que siempre hay que contar con la opinión de un buen profesional en comportamiento canino, para poder conocer que es exactamente lo que le pasa y pueda darnos una solución adecuada al problema.
Dicho esto, pasemos a ver cuáles son los síntomas más frecuentes de la Ansiedad por separación:
-El más evidente de todos, son los destrozos de todo tipo de enseres domésticos, mobiliario, ropa…etc. Este síntoma, aunque es uno de los que más llaman la atención, también puede presentarse en cachorros de corta edad, perfectamente sanos, por lo que es importante diferenciar al perro piraña, del que está sufriendo ansiedad canina.
-Otro de los más molestos (sobre todo para los vecinos), son los ladridos, aullidos, gemidos y toda esa gama de ruidos que son capaces de producir su garganta, para llamar la atención de todo aquel que les rodea.
– Realización de sus necesidades, en cualquier punto de la casa
-Y quizás, los que menos se tienen en cuenta, pero que son igualmente importantes, los cambios de comportamiento cuando ven a ese dueño que tanto aman, prepararse para irse de casa. ¿Qué suelen hacer en este caso? Mostrarse más nerviosos de lo habitual, babear, seguir a su dueño por toda la casa e incluso, tumbarse en el suelo con aspecto tristón.
¿De qué manera puedo ayudarle?
Hay muchas maneras de ayudar a un perro a superar esta terrible angustia que atenaza cada vez que nos ve salir por la puerta. Lo primero que hemos de hacer, es intentar convencerle, de que vamos a volver a casa. ¿Cómo se hace eso? Evitando realizar los preparativos que le anuncian nuestra partida minutos antes de irnos a trabajar. Si adelantamos 20 o 30 minutos estas rutinas, el animal verá este hecho como algo mucho menos traumático y podremos dedicarle algo más de tiempo a jugar con él y preparar algunos juguetes, como por ejemplo un Kong (del que os hablamos en este artículo) para que esté entretenido.

Otra cosa que parece servirles, para entender que siempre vamos a volver a estar con él, es no hacerle caso a nuestra vuelta, si está demasiado excitado. Acariciarle o hablarle en ese estado, tan solo servirá para reforzar su estado y empeorar la situación. Lo mejor es esperar a que se calme y mostrarle todo nuestro amor.

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies