¿Vas de viaje? Lleva a tu perro contigo

¿Vas de viaje? Lleva a tu perro contigo

Viajar con perro es una experiencia maravillosa, puesto que es como hacer un viaje con ese miembro de la familia que en muchas ocasiones tenemos que dejar en casa. Cada vez es más sencillo ir de viaje con nuestro perro, pero lo cierto es que a veces sigue siendo difícil, sobre todo si no vamos a ir en nuestro coche.

como viajar con un perro en el coche

De este modo, vamos a ver cómo podemos viajar con nuestro perro en nuestro coche y cómo podemos hacerlo en barco, un medio de transporte que no usamos a menudo.

¿Qué hay que tener en cuenta para llevar a nuestro perro en el coche?

Viajar en coche con nuestro perro es la mejor manera de hacerlo, pues aquí no hay restricción alguna. De todas formas, sí que tenemos que tener en cuenta una serie de preparativos antes de iniciar el viaje.

Según mi experiencia viajando en coche con perros, y tengo mucha, lo primero que tenemos que hacer es dejar a nuestro amigo sin comer unas doce horas. Suena cruel, pero a nuestro perro no le ocurre nada y así evitamos los vómitos (si nuestro perro no vomita podemos saltarnos este paso)

Dicho esto, lo siguiente es preparar una serie de artículos que vamos a necesitar: la cartilla, su correa, su collar o arnés, un comedero, un bebedero, comida y un cojín o una cama.

Todo esto lo podemos llamar “la maleta de nuestro perro”, en la cual podemos incluir una pastilla para el mareo, siempre hablándolo con el veterinario, pues hay que dar el comprimido adecuado a su peso y en determinadas circunstancias, como cuando nuestro perro es anciano, es desaconsejable darle esta pastilla. Por eso, lo mejor es hablarlo con el veterinario.

como podemos llevar al perro en el coche

Una vez que tenemos todo preparado queda decidir cómo va a viajar, sabiendo que la DGT nos dice que nuestro amigo no puede ir suelto durante los viajes.

Así, podemos meterlo en el maletero, la cual creo que es la peor opción, en un transportín o llevarlo en el asiento de atrás con una corra que se ata al cinturón y luego a su arnés.

En mi caso, mi perro siempre  viaja en un transportín en los asientos de atrás. Está tan acostumbrado a hacerlo que se duerme enseguida e incluso le gusta, puesto que cuando lo ve sabe que nos vamos de viaje y se mete él solo dentro de la jaula de plástico en cuanto abro la puerta.

Esto no quiere decir que el transportín sea la mejor manera de viajar, ya que tendréis que tomar la decisión dependiendo del tamaño de vuestro coche, del tamaño de vuestro perro, de su carácter, de si viajáis solos o con más personas, etc.

¿Cómo es viajar con un perro en un barco?

Viajar con un perro en barco es algo más complicado que hacerlo en coche, pero tampoco lo es tanto desde hace unos años.

Aquí lo mejor es que antes del viaje os informéis con la compañía para saber cuáles son los requisitos, aunque todas ponen más o menos los mismos.

El principal es que el perro tenga las vacunas al día así como las desparasitaciones. Además, todas las compañías exigen que el perro vaya con correa y bozal en cuanto pise el barco (no vale decir que nuestro perro es muy bueno)

El viaje comienza llevando al perro por el barco, por cubierta, hasta la zona de las jaulas. En el barco el perro viaja dentro de una jaula, a la que no se suele tener acceso para no poner al resto de canes nerviosos.

viajar con nuestro perro en un barco

Este paseo por el barco se tiene que hacer con correa y bozal por seguridad del resto de los pasajeros, tras lo cual el perro se mete en su jaula, que suele ser amplia y además tiene un bebedero. Por si acaso, siempre es buena idea llevar una botella de agua con nosotros, por si hay que rellenar el cuenco del agua.

Aunque la zona de jaulas no está climatizada, las compañías tienen en cuenta que tenga ventilación y que a los perros no les dé el sol, por lo que van seguros en todo momento.

Para terminar, recordaros que si el perro se suele marear hay que hablar con el veterinario para que recete una medicación que evite un mal rato al animal y  a los dueños, puesto que por experiencia os puedo decir que limpiar a un perro lleno de vómito no es agradable, más si esto ocurre lejos de casa.

¿Merecen la pena todos estos preparativos?

Como  podéis ver, para viajar con nuestro perro necesitamos de una serie de preparativos que hacen el viaje un poco más tedioso, pero creo que todos estos preparativos y las posibles molestias merecen la pena.

Nuestro perro es un miembro más de la familia y los viajes siempre se disfrutan más con toda la familia unida. Además, el poder ver cómo disfruta nuestro mejor amigo conociendo sitios nuevos con nosotros es algo que no tiene precio, algo que recordaremos para siempre.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies